Peluquería de bajo estrés

 

En Riggsbee´s dogs, tu mascota marca el ritmo. Nuestro principal trabajo es cuidar de la salud e higiene de tu mascota, así como de su estética. Pero además, queremos que estén felices cuando vengas a buscarlos. Queremos que se sientan como en casa. Por ello, en Riggsbee´s dogs hemos apostado por un modelo de peluquería canina de bajo estrés.

 

ANTES DE LA SESIÓN

Tenemos en cuenta cada comportamiento del perro, y actuamos acorde a él. La primera sesión será más lenta, ya que es una nueva experiencia y requiere de un proceso de adaptación. Ante todo, su bienestar es nuestra prioridad. El fin es evitar ese sentimiento de miedo y desconfianza que les genera al entrar en una peluquería canina.

Por ello, lo primero de todo es importante crear un clima de calma donde tu perro se sienta tranquilo y no forzado.

DURANTE LA SESIÓN

La presentación del material se realiza de manera progresiva (máquinas de corte, secador, bañera, mesa etc) ,es decir, cuidando la potencia del aire, la temperatura o fuerza del agua, así como la velocidad del corte. 

Sin prisa pero sin pausa. El ritmo de trabajo es lento, para que el perro asimile el proceso y vaya poco a poco cogiendo confianza con su peluquer@.

EL MOMENTO DEL BAÑO

El momento del baño es lento, ya que dejamos que el can tenga una primera toma de contacto con el agua y no se asuste. Si se muestra tranquilo, mojamos el resto del cuerpo a través de una ducha suave. Asimismo, utilizamos la mejor cosmética y champús para mantener el pH del pelaje y evitar reacciones alérgicas. 

 

 

 

 

 

 

Un paseo relajante. Sácalo a pasear media hora antes de la sesión de peluquería para que tu mascota gaste algo de energía. Recuerda que van a estar unas horas quietos y lejos de sus dueños, por lo que es importante que se sienta relajado. Asimismo, es una oportunidad para que haga sus necesidades, estará más cómodo.

 

 

Chucherías y premios. Cuando salga de la peluquería puedes premiarle con golosinas para reforzar positivamente su comportamiento.

 

 

Cepillado continuo. Por último, recomendamos que, siguiendo las pautas que te daremos en la peluquería, cepilles regularmente a tu can en casa. De esta forma, se acostumbrará a este tipo de acción y no se sentirá extrañ@ cuando un desconocido intente peinarl@. 

 

Compartir
Facebook